Grupos de Convivencia

El Servicio de alojamiento del Centro está destinado a proporcionar casa y hogar a las personas con discapacidad que realmente necesiten este servicios y además han de llegar siempre derivadas por las entidades administrativas competentes en esta materia y previamente valorados individualmente.

En este servicio pretendemos proporcionar alojamiento, rehabilitación personal y social, cuidados personales y asistencia especializada a fin de conseguir el máximo desarrollo de sus capacidades y posibilidades de integración social.

Con carácter general dichas personas deben encontrarse en alguna de estas situaciones:

  • Que precisen programas personalizados de formación y desarrollo de habilidades por discapacidad intelectual.
  • Que precisen recurso de alojamiento alternativo por carencia de núcleo familiar o éste estar en situación de desventaja social o por no tener acceso a los recursos habituales.
  • Que no presenten dificultades de conducta o adaptación que no puedan ser manejadas con los recursos disponibles y que supongan dificultades insalvables para la convivencia.

Grupo Tauro

En la actualidad hay 117 usuarios que reciben este servicio. Los grupos de convivencia son de un máximo de 20 personas y están divididos por grado de autonomía de modo que (de menos a más autonomía) los grupos son: ArgosDracoLeo, Casa Roja y Pisos.

El servicio de alojamiento tiene un doble objetivo:

  1. Proporcionar vivienda con los apoyos necesarios para satisfacer las necesidades afectivas, sociales, personales y materiales a las personas con discapacidad en él alojadas.
  2. Proporcionar oportunidades y apoyos para que la persona adquiera habilidades que faciliten su integración y participación en la comunidad.

Los presupuestos básicos que son el punto de partida para la acción son los siguientes:

  1. Nuestro servicio está orientado a proporcionar los apoyos necesarios para lograr la satisfacción y bienestar de los usuarios como criterio básico de calidad.
  2. Los usuarios de nuestro Centro son personas, con limitaciones en algunas capacidades pero también con derechos y obligaciones, que:
    • Precisan de apoyos para vivir en la comunidad.
    • Pueden participar y aportar riqueza a la comunidad.
    • Pueden desarrollar sus capacidades.
    • Tienen aspiraciones, deseos y necesidades de relaciones interpersonales.
  3. Se debe facilitar la participación de las personas atendidas y/o de sus familias en los procesos de toma de decisiones que afectan a los servicios que se les prestan.

Tres personas del Grupo Piso

Los principios de actuación que orientan las acciones para la consecución de los objetivos son los siguientes:

Principio de autodeterminación.
La persona ha de tener control sobre su propia vida, es decir, debe tener la posibilidad de actuar con libertad y de ejercitar su capacidad de decisión. Para ello el Centro debe proponer opciones diversas ante cualquier situación cotidiana que afecte a los usuarios.
Principio de participación.
La persona con discapacidad debe tomar parte del proceso de toma de decisiones que afecten al desarrollo de su vida. Para ello el Centro debe desarrollar sistemas y cauces que garanticen su participación en el Centro desde una concepción interdisciplinar de la intervención.
Principio de integralidad.
La persona es un ser multidimensional donde interactúan aspectos biológicos, psicológicos y sociales. Por ello el Centro debe satisfacer las necesidades básicas, emocionales y sociales de la persona dirigiendo la intervención hacia un desarrollo integral de la persona.
Principio de individualidad.
Todas las personas somos iguales en cuanto al ejercicio de derechos de ciudadanía pero cada individuo es a la vez único y diferente. Por ello el Centro debe ofrecer una atención y un plan personalizados de apoyo que tenga en cuenta el estilo de vida de la persona respetando sus diferencias y peculiaridades socioculturales.
Principio de promoción de la formación.
Las personas tienen derecho a acceder a la formación como mejor modo de lograr un empleo y por tanto su integración social, teniendo derecho a la formación y apoyos que sean necesarios. Por ello el Centro velará por la capacitación de las personas tanto en la formación básica como en la formación para el empleo.
Principio de normalización e inclusión social.
Todas las personas somos miembros de la sociedad y ciudadanos con derechos. Por ello el Centro promueve la participación activa de los usuarios en los diferentes servicios, recursos e iniciativas existentes en la comunidad para todos los ciudadanos, con el fin de conseguir y mantener una existencia acorde con las normas y usos de la mayoría de la sociedad.
Principio de independencia y bienestar.
Todos tenemos derecho a recibir los apoyos necesarios para mejorar las situaciones de dependencia y bienestar subjetivo. Por ello el Centro intentará adaptarse a las necesidades de todos los usuarios, explorando nuevas posibilidades y previniendo el incremento de la dependencia.
Principio de respeto a la propia dignidad.
Todas las personas tenemos derecho al respeto de nuestra diferencia y nuestra dignidad. Por ello en nuestra práctica profesional abogamos por un profundo respeto a los derechos humanos, tales como la privacidad, la intimidad, la dignidad, la libertad personal, desechando asimismo actitudes sobreprotectoras o infantilizadoras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *