Movimiento Laical Orionista

  grupo_MLOMovimiento Laical Orionista

Es el movimiento a nivel mundial de personas que viven el carisma de Don Orione desde su estado laical. Estamos convencidos que un carisma como el de San Luis Orione es un don particular del Espíritu Santo para seguir a Jesucristo y vivir el Evangelio al estilo orionista. Siempre para el bien de todos y en sintonía con la misión de la Iglesia y es por tanto católico, es decir, destinado a todos los pueblos, culturas y situaciones históricas.

De hecho en la vida de Don Orione se puede ver cómo él mismo implicó a los laicos desde los inicios de la fundación de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, les formó espiritualmente, les preparó para colaborar dentro y fuera de sus mismas obras en el apostolado de la caridad que abre los ojos de la fe y que aprieta a los pequeños, a los pobres y al pueblo hacia la Iglesia y al Papa, para Instaurare omnia in Christo.polonia_foto_de_grupo

La presencia de los laicos individualmente o como asociaciones es por ello parte integrante de la identidad y de la historia de la Congregación Orionista.

En cada nación con presencia orionista, religiosos, religiosas y laicos orionistas han constituido unas coordinadoras locales y nacionales del Movimiento Laical Orionista. Se trata de estructura estable de comunión que tienen como líneas operativas favorecer la comunión y alimentar la formación al carisma de tantas y tan variadas realidades orionistas en el mundo.

En octubre de 2002 se aprobó la Carta de Comunión del movimiento, es un escrito carismático y jurídico donde se describe lo que es propiamente el Movimiento Laical Orionista.

Grupo de Movimiento Laical Orionista en Asturias

Al igual que en muchos otros lugares donde hay actividad orionista, en Posparticipantes_congresoada tenemos también un grupo de Laicos Orionistas. Somos unas 12 personas y nos solemos reunir cada 15 días. Fundamentalmente compartimos la vida de fe al estilo orionista e intentamos formarnos en el carisma del santo.

Si te animas te recibiremos con las manos abiertas, nuestra mesa es grande y cabemos todos/as.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *